¿Cómo cuidar las patitas de tu perro?

¿Cómo cuidar las patitas de tu perro?

Aunque su función es ser resistentes y proteger a tu perro de la presencia de algunos objetos y superficies del entorno, sus patitas son también una de sus partes más delicadas y que requieren de cuidados muy especiales. 

 

Dado que tienen contacto directo prolongado con el suelo y sufren un estrés constante al soportar todo el peso del animal en un espacio reducido de piel endurecida, cuidar de las almohadillas de las patas de tu mascota es, además de una manera de velar por su salud, una excelente forma de consentirlo.

 

Si no se cuidan adecuadamente, tu perro puede sufrir varios daños en sus almohadillas:

 

  • Irritación: Así como los pies de las personas pueden resultar heridos después de caminar una gran distancia, las almohadillas de los perros también pueden resentirse después de actividades prolongadas. Por ejemplo, pueden irritarse si tu perro está acostumbrado a dar paseos cortos y un día hacen un paseo largo. El perro debe acostumbrarse, poco a poco, tanto a la distancia recorrida como al tipo de superficie que va a recorrer. Para un can no es lo mismo caminar sobre concreto, asfalto o piedras. 

 

  • Resequedad: El frío excesivo durante el invierno y la falta de hidratación durante el verano puede desencadenar la resequedad en la piel de sus almohadillas, que pueden verse agrietadas y generarle dolor, dificultándole caminar y, en casos extremos, incluso ponerse de pie. Afortunadamente, existen bálsamos de los que puedes echar mano para prevenir esta situación, y que pueden ayudarte a hidratar y a nutrir la piel de las patitas de tu perro, evitando que sufran molestias. 

 

  • Heridas: Las almohadillas de un perro son su calzado natural, así que debes tener especial cuidado con el tipo de superficie por el cual camina tu mascota, y sobre todo con lo que se pueden encontrar en el camino: cristales rotos, piezas de metal, objetos cortantes, jeringas, piedras filosas, químicos… En general, cualquier objeto que pueda lastimar y ocasionar heridas en las patitas de tu mascota. 

 

  • Mordeduras: Tal vez mientras juega o en una pelea con otro can, tu perro puede sufrir mordeduras en sus patas. Una herida de este tipo es algo serio, ya que puede infectarse y complicar las cosas, pues las almohadillas, como dijimos anteriormente, son esa parte de su anatomía en las que soporta su peso y le permiten ponerse de pie y andar. Mantener a tu mejor amigo quieto mientras se recupera puede ser una misión imposible, lo cual es una razón más para evitar, en la medida de tu alcance y cuidados, que sufra de mordeduras en esta zona. 

 

  • Quemaduras: Son más comunes de lo que imaginas. Suceden cuando tu mascota tiene contacto con superficies muy calientes o muy frías. Las almohadillas son muy sensibles a los climas extremos, desde el asfalto o la arena caliente hasta el hielo o la nieve. Existen bálsamos para proteger sus patitas en situaciones de frío extremo y para evitar quemaduras por superficies muy calientes puedes hacer la prueba colocando la palma de tu mano en el piso por diez segundos para determinar si la temperatura podría lastimar a tu perro. También puedes colocarle botitas que protejan esta sensible parte de su cuerpo.

 

  • Las espigas: Por su forma puntiaguda, estas pequeñas partes de los árboles y flores que se secan en verano pueden introducirse fácilmente entre las patitas de los perros. Aunque las heridas que ocasionan no son de gravedad, sí que pueden causar dolor  e imposibilitar la caminata de tu mejor amigo. Además,si no los tratas a tiempo pueden complicarse y desarrollar una infección. 

Encuentra el mejor alimento para tu perro aquí


Te podría gustar Ver todo