Golpe de calor en los perros

Golpe de calor en los perros

Tanto en perros como en seres humanos y en otros animales, el golpe de calor es un padecimiento que puede ser fatal. Tanto las altas temperaturas como el desgaste excesivo durante el ejercicio pueden causar esta insolación que, cuando no se atiende adecuadamente, tiene consecuencias lamentables.


Cualquier perro puede sufrir un golpe de calor, pero los de raza pug son aún más vulnerables, pues su composición física hace que tengan dificultades para refrescarse. Cuando tu mascota presenta síntomas de golpe de calor, es vital saber cómo brindarle los primeros auxilios y tener siempre a un veterinario de confianza para acudir a brindarle atención. 


El golpe de calor es una enfermedad grave que se desarrolla cuando un perro tiene demasiado calor y no puede bajar la temperatura para mantenerla en su nivel normal, es decir, en los 38.6 °C, se presenta el golpe de calor. Cuando no se interviene de manera pronta, pueden ocurrir convulsiones, insuficiencia orgánica y, a consecuencia de esto, la muerte. Pero para que el golpe de calor afecte a los caninos, estos necesariamente habrán sido expuestos a factores y situaciones de riesgo, que incluyen: 


  • Sobrecalentamiento físico durante el ejercicio
  • Estar al aire libre en climas extremos; incluso si se encuentra quieto 
  • Estar atrapado en un automóvil caliente

Los perros con sobrepeso, muy jóvenes, ancianos, de cara chata, de raza gigante y de pelaje grueso corren un riesgo particular de padecer golpe de calor. Cuando se presenta, los signos de alerta son: 


  • Jadeo
  • Babeo y espuma en la boca
  • Encías de color rojo brillante
  • Movimientos agitados
  • Debilidad y colapso
  • Confusión
  • Vómitos y diarrea (a veces con sangre)
  • Convulsiones

Al notarlos, debes saber cómo actuar. Lo primero que debes hacer es mantener a tu perro quieto y tranquilo, y colocarlo en un área sombreada y fresca. Luego: 


Dale agua fresca para beber (no hielo ni agua muy fría)

Acudan a tu veterinario

Asegúrate de que haya suficiente aire fluyendo a su alrededor

Ponlo a reposar encima de una toalla mojada

Usar agua fresca (recuerda, no helada ni congelada) para mojar lentamente la parte superior de su cabeza, pies, orejas y pelaje.

Una vez que parezca un poco más fresco, puedes comenzar a verter agua fría sobre su cuerpo, teniendo cuidado de que no inhale nada. 

Reiteramos: Nunca uses hielo o agua muy fría, esto puede causar un shock.


El veterinario es el profesional de la salud, encargado de examinar el estado del perro y de determinar las medidas a seguir. Es posible que sea necesario suministrarle medicamentos, análisis sanguíneos y ser monitoreado muy de cerca hasta que se haya recuperado por completo, principalmente si el veterinario sospecha de daños en sus órganos vitales.


¡Tú puedes prevenir que tu mejor amigo sufra un golpe de calor!


  • Evita pasearlo durante las horas más calurosas del día.
  • Evita por completo practicar ejercicio durante los días cálidos si tu perro no está en forma, si es mayor, si es demasiado joven, si tiene sobrepeso, si no se encuentra bien en general o si tiene dificultades para respirar.
  • Asegúrate de que tu perro siempre tenga acceso a la sombra y al agua, especialmente si está sentado en un área soleada. 
  • Nunca pasees al perro sobre una superficie que esté demasiado caliente para que pueda colocar sus patas sobre ella cómodamente durante 7 segundos. La arena, el césped artificial y el asfalto se calientan de manera rápida y particular.
  • Nunca dejes a tu perro en un automóvil caliente, ni siquiera por unos minutos o con la ventana abierta. Los autos se calientan muy rápido, lo que puede ser fatal para un perro en su interior.
Encuentra el mejor alimento para tu perro aquí



Te podría gustar Ver todo