Por qué cuando estoy con mi perro soy más feliz

Por qué cuando estoy con mi perro soy más feliz

Es un hecho: pasear, cuidar o convivir con un perro nos hace felices. Cualquiera que pase tiempo regularmente con un peludito puede decirte cuánta alegría le brinda el simple hecho de que su mejor amigo le mueva la cola. 


De acuerdo con especialistas en biología, el vínculo humano-animal comenzó como una relación de trabajo que ha evolucionado durante más de 15 mil años. Desde entonces, los animales brindaban protección y servicio a las personas mientras cazaban, cultivaban o realizaban tareas necesarias para la vida cotidiana, rastreando y pastoreando. 


Varios miles de años después, los perros también sirvieron a las personas durante la guerra. Y aunque se trata de episodios tristes para la historia de la humanidad, resulta destacable que, desde entonces, estos animales brindaban no solo protección; también ofrecían alivio del estrés y una sensación de orgullo a sus humanos. 


En la actualidad, los perros siguen ayudándonos a sentirnos felices y saludables, pero, ¿Sabes por qué?...


Puede ser porque nuestros amigos caninos siempre están junto a nosotros, en las buenas y en las malas. Son nuestra fiel compañía cuando estamos solos y nos dan razones para reír cuando estamos deprimidos. Son cajas de energía y diversión, compañeros libres de juicios con los que podemos jugar, acurrucarnos y, lo más importante, ser nosotros mismos.


Los caninos nos enseñan paciencia, compasión, generosidad y amabilidad; todas estas son cualidades que podemos aplicar en nuestra vida personal para trabajar en equipo y socializar de mejor manera con los demás.


Nuestros amigos de cuatro patas nos inspiran a salir y a ser más activos, animándonos a dar paseos y distraernos junto a ellos por el parque, lo cual, si se realiza de forma habitual, puede contribuir a una mejor salud mental. Adicionalmente, esos paseos aumentan la probabilidad de convivir con otras personas y conocer nuevos amigos amantes de los animales, mejorando la calidad de tu vida social, lo cual también es de gran beneficio para la salud.


El ejercicio físico hace que el cuerpo humano libere endorfinas, sustancias químicas que nos hacen sentir felices. Por eso, el simple hecho de salir a pasear a tu perro o pasar tiempo juntos al aire libre te hace sentir mejor de forma casi instantánea. 


La ciencia también tiene una explicación al respecto. Diversos estudios han demostrado que incluso las pequeñas interacciones con los perros hacen que el cerebro humano produzca oxitocina, una hormona que aumenta los sentimientos de relajación, confianza y empatía, y que al mismo tiempo reduce el estrés y la ansiedad. Simplemente mirarse a los ojos provoca un gran aumento en los niveles de oxitocina, tanto en los perros como en sus humanos. 

En HappyPal encontrarás los mejores suplementos para perros


Te podría gustar Ver todo