Por qué es bueno un perro en la familia

Por qué es bueno un perro en la familia

Es cierto que tener una mascota es una responsabilidad moral y financiera. Pero, cuando hay niños pequeños en la familia, la llegada de una mascota puede beneficiar la salud y el desarrollo de los menores. Además de las anécdotas divertidas, las fotos tiernas y las travesuras que pueden hacer juntos, un perro en la familia puede aportar diversas ventajas, por ejemplo:


Una lección de vida sobre responsabilidad: Cuidar de un ser vivo es diferente a ser responsable de lavar los platos. Así que, si quieres enseñar a tus hijos una lección sobre la responsabilidad, pídele que se haga cargo de llevar a caminar, bañar, alimentar y recoger los desechos del perro. Sin lugar a dudas seguirá amándolo, pero ahora lo hará de una forma distinta y probablemente, más completa.


Los niños que crecen con perros son más saludables: Estudios recientes en salud pediátrica señalan que los niños que convivieron con perros durante su primer año de vida tenían un mejor sistema inmunológico que los que no lo hicieron. De acuerdo con sus conclusiones, la exposición a los perros puede haber impulsado positivamente la maduración de su sistema inmunológico durante la infancia. Además, cuando se enfermaban necesitaban un ciclo más corto de antibióticos en comparación con los niños que no vivían con mascotas.


  • Mejor Inteligencia Emocional: Durante la infancia, los adultos suelen dar una gran importancia al desarrollo intelectual de los niños, pero, ¿Cuántos atienden la inteligencia emocional de sus hijos? Tener un perro es una excelente forma de hacerlo, pues cuidar de otra vida requiere que el pequeño se convierta en una persona más compasiva. Alimentar o llevar a caminar al perro cuando tiene otras cosas que pudiera estar haciendo le enseñará que tiene que salir de sí mismo, ser desinteresado y ocuparse de los demás cuando es necesario. Tener mascotas es una gran manera de ayudar a los niños a generar orgullo, empatía y cariño por las necesidades propias y las de los demás.

Por otra parte, el cuidado de una mascota aumenta la autoestima de los niños, pues actividades tan sencillas como darle agua o un snack al perro los ayuda a sentirse competentes y les da una sensación de logro.


  • Más actividad física: Especialmente para quienes están tratando de levantar a los niños del sofá, de apagar los videojuegos y de llevarlos al exterior a realizar otras actividades, adoptar un perro es una excelente manera de impulsar el ejercicio y los juegos tradicionales. Tener un perro puede ser una forma de combatir la obesidad y el sedentarismo infantil de una forma sana y divertida. <Algunos investigadores creen que tener un perro puede ser una forma viable de ayudar a combatir la obesidad infantil.

  • Acompañamiento terapéutico: Los perros de terapia tienen un impacto sorprendente en la calidad de vida y el desarrollo de los niños que viven con Trastorno del Espectro Autista, Trastorno Déficit de Atención y Trastorno Déficit de Atención e Hiperactividad. Sus principales beneficios incluyen:

  • El perro proporciona una sensación de seguridad
  • Disminuye los episodios de colapso
  • Disminuye la ansiedad y los actos de agresión
  • Motiva una mayor disposición a probar cosas nuevas
  • Genera mayor capacidad para enfrentar una situación aterradora.
  • Aumenta la interacción social debido a que el perro es un rompehielos y desvía la atención de la discapacidad del niño
  • Fomenta la comunicación verbal con lo que aumenta el vocabulario

En HappyPal encontrarás los mejores suplementos para perros


Te podría gustar Ver todo