Tips y trucos para ayudar a un perro con ansiedad por separación

Tips y trucos para ayudar a un perro con ansiedad por separación

Tal vez te sorprenda, pero hasta un 20% de los perros sufren trastorno de ansiedad por separación. Éste trastorno se manifiesta cuando el perro se queda solo por un largo periodo o cuando los miembros de su familia se ausentan, aún cuando el perro se quede con algún otro conocido o familiar. 

 

El perro puede manifestar la ansiedad por separación de diversas formas: mediante ladridos, destrozando objetos, con intentos de fugarse o, en casos extremos, mediante la auto mutilación. 

 

Muchos dueños buscan una solución pensando en evitar las consecuencias del padecimiento, por ejemplo, que los ladridos no incomoden a los vecinos o que el perro no siga dañando objetos del hogar. Sin embargo, para lograr el bienestar real del animal debes pensar en el beneficio del perro mismo. 

 

El trastorno de ansiedad por separación provoca un sufrimiento profundo en los perros, y por esto, debe ser tratado como un problema serio que hay que atender desde la raíz y con seriedad. Para lograrlo, puedes iniciar tomando algunas medidas sencillas, como las siguientes:

 

  1. Asegúrate de que el perro se canse antes de dejarlo: No sólo se trata de llevarlo a dar una larga caminata o de jugar con él durante horas, también necesita cansarse mentalmente para reducir su ansiedad. Practica trucos junto a él, como lanzarle la pelota para que vaya a recogerla y luego esconderla para que él pueda buscarla, o implementando juguetes que despierten su curiosidad.
  2. Antes de irte dale un juguete: Como hemos dicho anteriormente, debe ser un juguete que pueda distraerlo y entretenerlo por un buen tiempo. Te recomendamos usar un Kong, con él tu perro puede desconectarse de su entorno intentando sacarle las croquetas, manteniéndolo distraído y con ello lejos de la fuente de ansiedad. Recuerda dárselo justo en el momento en el que te vas, para desarrollar un refuerzo positivo en su cerebro.
  3. Dale una alfombra olfativa: Las puedes comprar en tiendas especializadas para mascotas o elaborarla en casa. Se trata de una alfombra hecha con varios pedazos de tela. Dentro de los retazos se colocan croquetas o premios para tu perro. La idea es que él use su olfato para encontrarlos, sus patas y hocico para llegar a ellos y luego, comerlos. Esta opción te garantiza un gran tiempo de entretenimiento para tu mascota acompañado de un refuerzo positivo.
  4. Dale una prenda de algún miembro de la familia para jugar: El olfato de los perros es mucho más sensible que el de los seres humanos, por lo que darle una prenda con un aroma familiar es una excelente fuente de tranquilidad, ideal para reducir la propensión a la ansiedad de tu mascota. Te recomendamos emplear una prenda que no te pese perder, por si a tu amigo le apetece morderla o destruirla. Llévala contigo previamente para que se impregne de tu aroma, así tu perro se sentirá acompañado y relajado.
  5. Coloca premios escondidos dentro de la habitación: Similar a la alfombra olfativa pero a lo largo de la habitación. Esconde sus premios favoritos o varios montoncitos de croquetas para que tu perro los busque con su olfato y las coma al encontrarlas. Con esta técnica puedes entretenerlo por un buen tiempo, pero, ¡Ten cuidado! esta opción no es para todos los perros, pues si tu mascota tiene un instinto destructor puede que termines con la habitación hecha pedazos; en cambio, si tienes un perro tranquilo será muy feliz buscando por toda la habitación sin desorganizar demasiado.
  6. Emplea feromonas para la ansiedad: Las feromonas son sustancias químicas que desprenden los seres vivos para comunicarse de forma instintiva, mediante el sentido del olfato. Los perros son especialmente sensibles a ellas debido a que precisamente, este es su sentido más y mejor desarrollado. Existen feromonas específicas para transmitir ciertos mensajes. Por ejemplo, cuando los cachorros están comiendo de las ubres de su madre, las perras segregan feromonas para tranquilizarlos. Puedes comprar feromonas elaboradas sintéticamente para lograr ese mismo efecto. Se trata de auxiliares inofensivos con los que el miembro más peludo de tu familia puede mantenerse tranquilo durante tu ausencia. 
  7. Ruido de ambiente: Un truco muy sencillo es dejar ruido en una habitación a la que tu mascota no tenga acceso, que simule que hay presencia de personas y actividad normal en casa. No se trata de engañar a tu perro, si no de sumergirlo en un ambiente de confianza y tranquilidad en el que se sienta cómodo. 

Encuentra el mejor alimento para tu perro aquí 


Te podría gustar Ver todo