¿Tu perro se marea en el coche?

¿Tu perro se marea en el coche?

Tu perro es un verdadero miembro de la familia. Como tal, las actividades que puedes realizar con él no están limitadas a tu casa, el parque o las calles cercanas a donde viven. Gracias a que cada vez más espacios públicos, comercios y establecimientos se promueven como pet friendly puedes llevar contigo a tu perro sin problemas e incorporarlo a tu rutina. Pero, para algunos peluditos esto puede representar inconvenientes. Por ejemplo, durante el trayecto hacia los lugares puede sufrir mareos por viajar en automóvil.

 

Marearse durante un viaje en coche es un fenómeno que afecta tanto a humanos como a perros por igual. Este mareo en movimiento también se conoce como cinetosis y se produce cuando los ojos perciben el movimiento pero el cuerpo se encuentra inmóvil; dicha discordancia genera una estimulación en el oído interno, que es el órgano del equilibrio, que se manifiesta en forma de náuseas, calor incómodo y palidez en el tono de piel, entre otros signos y síntomas. 

 

A consecuencia de la cinetosis tu perro puede sufrir de vómito, pero esto no significa que cada viaje debe ser un problema. Si se marea durante los viajes en automóvil puedes tomar acciones preventivas para evitar un desastre durante el traslado y, principalmente, para asegurarte de que ambos puedan disfrutar el trayecto. 

 

Lo primero y más importante es la seguridad. Existen cinturones de seguridad de uso específico para mascotas, redes y arneses que evitan que se lastime en caso de sufrir un accidente. Si tu perro está seguro y se siente tranquilo es menos probable que sufra de mareos.

 

Cuando vayan en camino, abre un poco la ventanilla para que pueda respirar aire fresco y distraerse sacando sacando su hocico por la ventana. También es recomendable hacer pequeñas paradas en el trayecto, principalmente si están realizando un viaje largo. Así, le darás tiempo y un espacio adecuado para hacer sus necesidades fisiológicas sin generar incidentes en el auto ni inconvenientes para otras personas. 

 

Horas antes de iniciar el viaje familiariza a tu perro con el auto. Permítele que olfatee el exterior y sobre todo el interior para que no se sienta en un lugar extraño.  Asegúrate de llevar sus juguetes favoritos para que se sienta cómodo y familiarizado, y antes de salir, espera a que pueda orinar y defecar de preferencia en casa. Para reducir el estrés, también pueden dar un paseo antes en su parque favorito.

 

No inicies el viaje justo después de que tu perro ha comido, un estómago vacío tiene menos probabilidades de sufrir mareos. Durante el viaje crea un ambiente de tranquilidad y de comodidad, como si no estuviera pasando algo extraordinario. Que tú mantengas la calma hace que tu perro se sienta más tranquilo. Conduce con suavidad, pues frenar y acelerar inesperadamente o girar de forma intensa tiene mucho que ver con los mareos en el automóvil.

 

Aunque apliques todas estas medidas preventivas es posible que tu perro se siga mareando. Si este es el caso, debes consultar al veterinario, pues aunque no necesariamente se trata de algo grave, en la mayoría de las ocasiones un medicamento es la solución para poder disfrutar con tu mejor amigo de muchos trayectos divertidos hacia muchas aventuras. 

 

 

Encuentra el mejor alimento para tu perro aquí

 


Te podría gustar Ver todo