Mitos sobre los perros

Mitos sobre los perros

La información errónea que se cree cierta siempre ha existido. Con la propagación del acceso a internet y a la información se ha acuñado un término específico para ésta: fake news. Se trata del nombre que reciben las noticias falsas que se dan por verdaderas debido a su popularidad o viralización y a que las personas no la cuestionan ni las verifican antes de compartirlas. 

 

El uso masificado de las redes sociales de internet ha multiplicado exponencialmente los datos erróneos, fake news y mitos que muchas personas creen y dan por verdaderos, por ejemplo, los siguientes 10 grandes mitos sobre los perros que popularmente se creen ciertos pero que no son del todo verdaderos ¡Te sorprenderás!:

 

  1. Los perros se curan lamiendo sus heridas: Ojala este primer mito fuese cierto, pues de ser así podrías ahorrarte el sufrimiento de ver a tu mascota en el veterinario, pero es falso. En realidad, cuando un perro se lame sus heridas es porque está intentando esterilizar la zona, pero esto no ayuda a su cicatrización. De hecho, si se lame en exceso podría dificultar y retrasar la recuperación de la herida. 

 

  1. Un año de perro son siete años de humano: Este es un clásico que seguro has escuchado muchas veces, y aunque hay algo de cierto, pues los perros envejecen más rápido que los humanos, es imposible comparar su edad con la de las personas de forma directa dejando de lado el tamaño, peso y raza de cada can. Lo que es cierto es que un perro se considera adulto después de los dos años de edad y anciano después de sus nueve años de vida. En términos generales, los perros pequeños suelen vivir más que los perros grandes pero no hay forma lógica de compararlos con los años de vida de los humanos. 

 

  1. Los perros ven en blanco y negro: Es cierto que la gama cromática que pueden percibir es reducida. Sin embargo, estudios recientes han demostrado que los perros tienen la capacidad de diferenciar entre colores tan diferentes como el azul y el amarillo aunque no pueden hacerlo en colores similares como el rojo y el naranja. Además, captan el movimiento mucho mejor que los seres humanos y su visión puede llegar hasta los 250 grados, mientras que la de las personas se limita a los 180 grados. 

 

  1. Los perros mueven la cola porque están contentos: Aunque puede pasar, no siempre es así. Junto con las orejas, la cola es la parte del cuerpo de los perros con la que más expresan sus emociones. Pueden agitar la cola en situaciones de estrés, ansiedad o miedo, y no sólo por alegría. 

 

  1. Un perro con la nariz seca está enfermo: A pesar de presentar este signo, un perro con la nariz seca puede estar completamente sano, este no es un referente confiable para determinar algún padecimiento. Tu perro puede tener la nariz seca por una larga siesta o por el clima caluroso, por ejemplo, sin necesariamente padecer alguna afección. 

 

  1. Los perros no sudan: Los perros sudan, pero lo hacen de forma diferente a la de los seres humanos. No tienen glándulas sudoríparas en su epidermis, las tienen en las almohadillas de sus patas, por eso en ocasiones presentan un olor extraño en ellas o dejan huellas de humedad al andar.

 

  1. La boca de los perros es muy limpia: La realidad es que el hocico de un perro suele tener muchas más bacterias que la boca de una persona. Además de comer, los perros suelen lamer objetos constantemente, esta es la razón por la que algunos dueños lavan los dientes de sus perros de vez en cuando.

 

  1. Algunas razas son peligrosas por naturaleza: A pesar de que algunos perros son catalogados como razas potencialmente peligrosas, ninguno de ellos nace naturalmente con el potencial de hacer daño. El comportamiento del perro es el resultado de la educación que su dueño le brinda. 

 

  1. Los perros pueden comer lo mismo que los humanos: Este es un mito muy peligroso, pues muchos de los alimentos que hay en tu casa pueden ser dañinos para tu perro. Por ejemplo, el chocolate le puede provocar la muerte debido a la cafeína y teobromina presentes en su composición. Las uvas y las pasas le pueden causar lesiones renales, mientras que la cebolla y el ajo pueden afectar su producción de glóbulos rojos. 

 

  1.  Los perros de raza pura se enferman menos: La probabilidad de que un perro contraiga una enfermedad o padecimiento no está relacionada con su pedigree ni con la pureza de su raza. De hecho, algunas razas de perros suelen presentar enfermedades hereditarias propias de su origen.

 

Encuentra el mejor alimento para tu perro aquí


Te podría gustar Ver todo